martes, 28 de abril de 2020

Falafel de Garbanzos Relleno de Queso Curado



Hola tod@s, después de tantos años sin publicar una receta me resulta extraño volver por aquí y atreverme a hacerlo. Parece como si hubiera abandonado uno de mis hobbies preferidos, pero la verdad es que la falta de tiempo por motivos laborales no me ha permitido disfrutar de mi cocina
y ya va siendo hora que vuelva a hacerlo.

Esta receta la quiero dedicar a mi sobrino Ivan, un tremendo luchador que consigue lo que se propone y pronto terminará su carrera de Químicas, que tiene las ideas claras y que ha optado por seguir una dieta vegetariana, lo cual respeto aunque no comparto, pero admiro su decisión porque ser fiel a sus ideales, es algo que le honra como persona y define por su bondad.

Ingredientes:

250gr. Garbanzos
1/2 Cebolla
1 Diente de Ajo
Cilantro
100gr. Queso Curado (puede ser Gouda)
50gr. Pan Rallado
Comino o Especias Morunas
Sal
Aceite de Oliva
Agua



1.- El día anterior ponemos los garbanzos en un recipiente y cubrimos con agua suficiente para que la absorba.
2.- Escurrimos bien y ponemos los garbanzos, con la cebolla picada, el diente de ajo, unas ramitas de cilantro y media cucharada de comino o especias morunas, en la picadora y trituramos todo.
3.- Nos tiene que quedar muy triturado pero sin llegar a convertir en una papilla.
4.- Si vemos que está muy seca la masa añadimos una pizca de agua, removemos y prensamos bien.
5.- Agregamos el pan rallado, sal y un chorreón abundante de Aceite de Oliva Virgen Extra, removemos y prensamos bien.
6.- Ponemos un film para que no coja olores y dejamos reposar en la nevera unos 15 minutos.
7.- Mientras cortamos el queso en dados de 1cm aproximadamente.
8.- Vamos cogiendo masa con una cuchara la ponemos en la palma de la mano y le metemos un trozo de queso en el centro, cerramos la mano estrujamos para que quede compacta y damos forma redondeada.
9.- Una vez redondeado lo dejamos en un plato o recipiente, que luego meteremos en el congelador para endurecer o congelar.
10.- Una vez congelado lo freímos en aceite abundante a 170 grados, que no esté muy caliente o se nos quemará por fuera y no derretirá el queso. Nos debe quedar crujiente, de color tostado.
11.- Comer calentito para notar el queso fundido en su interior y la esponjosidad de la masa.

Nota: Si queremos hacer la receta Vegana, no poner queso en su interior.

Buen provecho.



















5 comentarios:

  1. Riquísima tu receta... Te ha quedado de lujo.... Besotes

    ResponderEliminar
  2. ¡¡ Qué alegría volver a tu cocina virtual !! Aunque no hayas podido escribir, publicar durante tanto tiempo, la cocina de Oliva sigue ahí, en los caminos virtuales, no se pierde, no se olvida y de vez en cuando se visita. Seguro, conociéndote, siguiendo "nuestra" antigua escuela de estadísticas, habrás comprobado que sigue abierta al mundo aunque no hayas estado tan pendiente de ella.
    Ante todo ¿cómo estáis? ¿cómo lo lleváis?....y a ver si charlamos!!!!! Tengo que contarte algo sobre cocina vegetariana de nuestros antiguos jefes con los que estoy "colaborando".....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toñi, estamos bien, aunque con ganas de que se vuelva a la normalidad y podamos hacer nuestra vida habitual. Gracias por tus comentarios y quedamos en vernos un día cuando podamos salir je je.

      Eliminar
  3. Por cierto, riquisimos ésos "falafel" que me llevan hasta Egipto....me encanta!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Menuda pinta!! Y con el quesito debe estar impresionante! Un abrazo

    ResponderEliminar

Gracias, tus comentarios me ayudan a seguir ilusionado y mejorar cada día.

¡¡¡ DEJA TU COMENTARIO !!!